Publicidad

“Esto son las consecuencias del accionar de las autoridades”

El Faro habló con un representante de una de las principales pandillas involucradas en la tregua, la Mara Salvatrucha y el Barrio 18. Aunque admite que fueron pandilleros quienes perpetraron los ataques contra policías en los últimos días, niega que respondan a una línea de la cúpula de las pandillas. Dice sin embargo -en el mismo tono de advertencia o velada amenaza que se ha hecho habitual en la vocería de las pandillas- que si el gobierno no da facilidades a la tregua estos hechos pueden repetirse.

José Luis Sanz

 
 

Hace algunas semanas, representantes del Barrio 18 nos dijeron en una entrevista que si el gobierno no respaldaba de nuevo la tregua y los abusos de la Policía seguían, se podía desatar una guerra abierta entre pandillas y la Policía Nacional Civil. ¿Los ataques de estos días son una señal de que esa guerra ha comenzado?
No, pero esto sí es consecuencia de tanta represión. ¿Cómo voy a detener a la gente si están provocándolos? Desde que aprobaron esa ley de que el policía puede disparar o si dispara ya no va preso, como que les dieron autoridad, o entendieron mal la ley, no sé, pero si un cipote se les corre o medio les hace así ya le empiezan a disparar. ¿A cuánta gente han matado ellos? Y no solo porque se les hayan corrido. Los han matado a golpes. O agarran a un cipote, lo penquean todo, le quitan su celular, sus pertenencias, y al rato lo dejan ir. Hemos caído en un grado en que la Policía ya no tiene ética profesional y ataca a la misma población, porque acuérdese que ahí no somos solo nosotros, sino la misma gente de la comunidad que por el simple hecho de vivir donde hay pandilleros, aunque son estudiantes, universitarios, tienen la misma represión que nosotros. Y violencia trae más violencia. No vamos a justificar las cosas, tampoco, pero ¿cómo vamos a tener herramientas para decirle a la gente “no hagas eso” o “no hagas lo otro” si lo único que saben hacer es eso, matar y andar hueveando a la gente? Si tuviéramos las herramientas para detenerlos lo haríamos, ¿pero ahorita cómo, si el gobierno no ha dado nada de los programas de prevención que iba a dar? Estas son las consecuencias.

Pero las de estos días son operaciones planeadas...
Pues sí, y a Raúl Mijango (el mediador de la tregua) lo andan involucrando, por el hecho de que uno de los cipotes a los que agarraron en Quezaltepeque se criterió y anda diciendo que Raúl coordinó eso. Pero es mentira. Usted sabe que Raúl no anda en esas cosas. Le pueden acusar, pero pruebas jamás van a conseguir porque en realidad no hay nada. El trabajo de Raúl es de mediador, de pacificador. Esa persona que se está criteriando puede estar manipulada para hablar a cambio de todos los beneficios que le pueden dar.

Insisto: no fueron pandilleros que, en caliente, cruzaron disparos con la Policía. Estos ataques estaban preparados.
Es que al pandillero le subestiman la capacidad, y no es así: nosotros estamos preparados para desestabilizar el país sea como putas sea, y no lo hacemos por el mismo compromiso que hemos estado sosteniendo y quizás por tener todavía la figura de Raúl enfrente, y de monseñor (Colindres) que medio está ahí tirándonos mensajes todavía, porque si no, nosotros quizá ya estaríamos en un plan muy diferente, peor. Nosotros todavía estamos tratando de estabilizar a la gente y tenerla un poco amarrada.

¿Ustedes han hecho averiguaciones acerca de qué pasó en estos ataques?
Claro. Y esto son las consecuencias del mismo accionar de las autoridades. Nosotros hasta hemos ido a reuniones con un jefe policial, yo personalmente he ido a una reunión, y el señor contento estaba de que no estábamos... Pero dicen que a las alcaldías les van a dar un capital del gobierno central para esta onda y nada, incluso el programa PATI lo quitaron. No hay alternativas. Y aparte de eso la represión, los operativos, la gente talegueada... ¿Nosotros qué les vamos a ofrecer a nuestra gente?

¿Esto han sido hechos aislados o las pandillas han desatado una guerra contra la Policía Nacional Civil?
No, no... No se ha desatado. Esto es una reacción, pero ahorita nosotros hemos logrado detener eso. No podemos retroceder, borrarlo, porque ya pasó, pero de aquí para allá hemos hablado con la gente y nos vamos a tranquilizar y vamos a bajar el volumen a las cosas, porque los afectados estamos siendo nosotros mismos.

¿Esto es una línea dada por la cúpula de la pandilla?
No. Esto lo estamos deteniendo. Pero si sigue pasando (la represión), tanto con la gente de nosotros como con la otra pandilla va a pasar lo mismo, porque esto es lo que andan buscando y van a tener una reacción. Si la Policía de una vez te va a disparar, no te queda de otra que dispararte con ellos. Nadie se quiere morir. Si en lugar de registrarte y detenerte te van a disparar, esto se volverá una guerra abierta con ellos.

¿Es esta la prueba más difícil que ha enfrentado el proceso desde que inició?
El proceso ha tenido sus altas y bajas, y lo más difícil siempre ha sido que la acción policial hace vulnerable al proceso, nos hace vulnerables, supervulnerables. Nunca hemos pedido a la Policía que deje de hacer su trabajo, nunca, pero que lo hagan con profesionalismo. Habían caído en un gran error la Fiscalía y la Policía: en los operativos andaban las papeletas con el delito pero sin nombre, y te agarraban “¿Cómo te llamás?” y ahí mismo le ponían tu nombre.

Pero te repito que estos casos recientes no fueron tiroteos, sino emboscadas a la Policía. Pandilleros que, sabiendo que en el primer comunicado de la tregua se prometía no atacar a las fuerzas de seguridad, planearon ataques.
Y yo repito que no los estoy justificando, pero son las consecuencias de lo que le estoy diciendo. Y no solo puede pasar en Quezaltepeque. Puede pasar en San Miguel, puede pasar en Santa Ana, puede pasar en diferentes lugares del país. Y va a pasar. Va a volver a pasar con gente de distintas pandillas, porque a la gente no le queda más que defenderse.

Raúl Mijango dice que si se comprueba que los ataques fueron ordenados por la cúpula de los barrios se retiraría del proceso. ¿Qué pasaría si Raúl decide retirarse del proceso?
Se acabaría todo, porque es mentira que a mí me van a dejar hablar en televisión. Es mentira. A nosotros nadie nos cree, nadie nos va a dar esa posición de poder externar ideas. Si Raúl o monseñor se retiran, esto prácticamente se acabaría. Tan solo que llegáramos a un acuerdo de que se puede seguir el proceso con facilidades. Si nos dieran facilidades yo te aseguro que en menos de un mes esta cosa estaría como aquella vez que el presidente un día anunció que había cero homicidios. Lo que pasa es que el presidente no se quiso echar el saco al lomo, su hueso político valía más que lo que valía el proceso o ese montón de vidas.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad