Imprimir

Estas son las celdas especiales en las que las autoridades amenazan con encerrar a las “ranflas” pandilleras

El penal de máxima seguridad de Zacatecoluca cuenta desde este año con un nuevo sector de celdas con máxima rigurosidad de confinamiento y donde incluso el espacio "al aire libre" para los reos es un recinto de pequeñas jaulas individuales. Por lo pronto, el sector solo tiene cuatro huéspedes: pandilleros del Barrio 18 vinculados a un atentado contra la subdelegación policial de Quezaltepeque.

ElFaro.net / Publicado el 2 de Febrero de 2015

El sector seis del penal de máxima seguridad de Zacatecoluca cuenta con 23 celdas dotadas de especiales medidas de seguridad. Cada una de estas celdas tiene capacidad para albergar a dos reos. El Faro obtuvo una serie de fotografías de este sector de manos de personal con acceso regular a este recinto y que fueron reconocidas por fuentes policiales como retratos recientes de este lugar.

Fuentes vinculadas al ministerio de Justicia y Seguridad Pública han dicho a El Faro que las celdas de este sector podrán ser destinadas para albergar a líderes pandilleros, particularmente a aquellos que resulten vinculados a atentados contra policías y militares.

El ministro de Seguridad Pública, Benito Lara ha repetido en varios medios de comunicación que el gobierno ya ha iniciado el traslado de los líderes pandilleros que fueron sacados de Zacatecoluca en marzo de 2012 en el marco de la tregua. Sin embargo, por lo pronto este sector sólo tiene cuatro celdas ocupadas: una para cada uno de los pandilleros de la facción Revolucionarios del Barrio 18 que fueron trasladados a “Zacatraz” el 1 de enero de este año: “Pempo”, “Cawina”, “Niño Crazy” y “Cuyo” . Según las autoridades ellos fueron los líderes que estuvieron detrás del ataque armado a la subdelegación policial de Quezaltepeque. De los cuatro, solo “Cuyo” había estado anteriormente en máxima seguridad y fue parte de los reos trasladados a penales comunes para dar inicio a la tregua hace casi tres años.

La siguiente es una fotografía del sector seis en la que se aprecia la fila de celdas especiales. 

 

Aunque Zacatecoluca es una prisión de máxima seguridad y por lo tanto el régimen de confinamiento en el que se encuentran sus internos es mucho más estricto que el del resto de cárceles, las celdas del sector 6 son aún más rigurosas: en lugar de tener una puerta de barrotes tiene una plancha de metal que impide que los presos puedan siquiera observar el pasillo o a los internos recluidos en celdas cercanas.

Las puertas de las celdas están reforzadas con un doble sistema de cerraduras y solo tienen dos pequeños orificios que pueden abrirse únicamente desde fuera: uno pequeño diseñado para que el guardia de seguridad observe a los reclusos, y otro más grande que tiene dos propósitos: uno, para introducir a través de él los alimentos, y el segundo, para que a través de él el reo saque sus manos, de tal forma que desde fuera pueda ser esposado cuando haya necesidad de sacarlos de ese espacio.

La siguiente fotografía muestra imágenes de las puertas especiales desde dentro y desde fuera.

 

Mientras que en los penales comunes los internos permanecen dentro de las celdas solo durante la noche, los habitantes de “Zacatraz” permanecen en las celdas permanentemente. Solo salen para recibir visitas, para recibir atención médica y durante las tres horas “de sol” a las que tienen derecho semanalmente y que reciben en un patio interior.

Dentro, los internos cuentan con una fuente de agua y un inodoro. Cada celda está equipada con un camarote de cemento y acero que sirve como base para una colchoneta.

La fotografía que se muestra a continuación corresponde al interior de una de las celdas.

 

 

Otra de las diferencias más marcadas entre el sector 6 y el resto del penal de Zacatecoluca es el patio en el que los internos reciben sus tres horas de sol semanales: los reos especiales no tienen acceso a un patio abierto, sino a un patio con una especie de jaulas individuales donde son encerrados mientras están al aire libre.

Los internos de esta cárcel no tienen contacto físico con sus visitantes, sino que conversan con ellos a través de un vidrio transparente. Los presos del sector 6 no tendrán siquiera ese derecho. Actualmente está en construcción cuartos especialmente acondicionados para que reciban visita de un modo aun más impersonal: a través de un monitor. Los visitantes hablarán desde otra ala de la cárcel en la que habrá pantallas conectadas a este sistema.

La siguiente es una imagen del patio donde tomarán sol los internos del sector 6.